¿Haces conservas caseras?

Si es que las cosas cuando están hechas en casa saben más ricas ¡Lo sabemos! 😋

Todo lo que lleva la palabra “casero” hace que se te haga la boca agua, y a tus comensales también.

¡Pero cuidado ⚠️! Porque una conserva “mal hecha” puede acabar en intoxicación alimentaria 🤮. De hecho, nosotras no te recomendamos que las hagas en tu restaurante, porque las consecuencias de no controlar bien los peligros pueden ser graves.

Si aún así te decides a hacerlas, te damos unas pautas básicas para que tengas en cuenta:

🔸Antes de empezar asegúrate de que las superficies y los utensilios están limpios y desinfectados.

🔸Comprueba que los tarros que vas a utilizar cierran perfectamente y esterilízalos antes de usarlos.

🔸Es preferible que el producto que vayas a hacer en conserva esté completamente cocinado.

🔸Procura que tu conserva tenga un pH no superior a 4,5.

🔸No llenes los botes hasta el borde ya que podrían estallar, deja 1 ó 2 cm libres.

🔸Asegúrate de que el tiempo de esterilización es el suficiente. Si vas a usar una olla a presión los tiempos irán de 20 a 60 minutos (dependiendo del producto), desde que empieza a salir el vapor.

🔸Identifica cada bote y almacénalo en un lugar fresco y seco.

🔸Si notas algo sospechoso en algún bote no te la juegues, tíralo.

🔸Y además, si quieres asegurarte de que lo has hecho todo perfecto, te recomendamos que hagas un análisis microbiológico de tus conservas. ¡Así no tendrás dudas!

¿Y tú? ¿Sigues estás pautas al hacer conservas caseras?

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies