Estamos en pleno apogeo de lo comúnmente llamado la gran BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones) y sobre todo de la primera B… la BODA, sí con mayúsculas. Porque tanto si asistes como invitado/a o como si trabajas para darles de comer a toda la gente que se une para celebrarla, en ese gran día todo es con mayúsculas. 

Es un evento preparado con mucha antelación, hasta el más mínimo de los detalles está planificado al milímetro y toda persona que participa en ella, ya bien sea de un lado o del otro, tiene un temor común:  la intoxicación alimentaria. 

 

 

Y para muestra: un botón. Aquí os dejamos el enlace de la reciente noticia de 18 personas intoxicadas en un banquete de boda. 

https://www.lasexta.com/noticias/sociedad/intoxicadas-personas-que-cenaban-salon-bodas-valencia_201906305d188d560cf2b8f0e2965d2f.html

¿Quién no ha pensado alguna vez, después de una gran comida, que iba a terminar en el hospital con una intoxicación alimentaria monumental? La verdad es que a todos se nos ha pasado en algún momento esa idea por la cabeza, pero como comensal, poco o nada puede hacerse por evitarlo. Puedes fiarte de tu olfato perruno, o de tu vista de águila, pero tenemos que decirte que por mucho que presumas de estas virtudes, poco harán por ti en esta ocasión, ya que las bacterias patógenas (esas que nos ponen enfermos y que causan las intoxicaciones o infecciones alimentarias) ni se ven ni se huelen. 

 

En definitiva, la pelota está en el tejado del restaurante o catering que prepare la comilona. En Hazia, confiamos en el buen hacer de todos los profesionales, pero cierto es también que el riesgo cero no existe, y hasta el mejor profesional en momentos de gran estrés puede caer en pequeños errores que pueden ser fatales. 

 

Por nuestra experiencia, podemos contaros aquí cuales son los errores que con mayor frecuencia se dan

  • Elaborar la comida con demasiado tiempo de antelación
  • Dejar la comida excesivo tiempo a temperatura ambiente
  • Cocinar poco los alimentos
  • No mantener unas correctas pautas de higiene

 

Esto también podría pasarte  a ti, pero que no sea porque no has puesto todos los medios que tenías a tu alcance. ¿Por qué no empiezas por examinarte tú mismo? En nuestra web encontrarás un checklist muy sencillo para hacerlo. Y por supuesto, contacta con nosotras, te contaremos en todo lo que podemos ayudarte.

Ah, y sin olvidarnos… ¡feliz boda!