Enfriamiento seguro

¿Abates? Es que dicho así…¡Vaya palabreja! Pero seguro que refrigeras o congelas. Y aquí hay tantas formas de hacerlo como colores. Que si lo meto en hielo, que si lo enfrío en la cámara, yo en el abatir, agua fría es lo que uso…

Ninguno de estos métodos es malo siempre que hagas un enfriamiento rápido, porque si lo haces demasiado despacio te arriesgas a que las bacterias se monten una fiesta en tu plato.

Para que te hagas una idea sobre las temperaturas y tiempos, aquí en Euskadi, la legislación marca un límite de 2 horas para llegar a los 8ºC en la refrigeración y -10ºC en la congelación. Por eso, te damos unos consejos para que cuando enfríes tus productos estos sigan estando la mar de bien:

 

❄Coloca el alimento en recipientes pequeños o capas finas. Cuanta menos cantidad más rápido se enfriará.

❄Si partes de un producto caliente espera a que se temple, que deje de humear, antes de meterlo en frío ¡no la vayas a liar volviendo loca a tu cámara!

❄Deja espacio suficiente entre los envases para que el frío pase mejor entre ellos y se enfríen más rápido.

❄Mantén siempre protegido tu producto.

❄Una vez terminado el enfriamiento, no olvides etiquetar tu producto si lo vas a almacenar. En el post del almacenamiento seguro tienes una plantilla con unas etiquetas fantásticas.

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies