¿Estás preparado para el food delivery?

El servicio a domicilio puede ser un buen complemento de tu oferta y suponer un incremento en tu facturación. Si el servicio presencial está limitado ¿por qué no potenciar el servicio “a distancia”?.

Con la crisis sanitaria, no solo hay más consumidores del llamado food delivery, si no también más variados, con diferentes requisitos y gustos. La historia ya no se queda en la típica pizza del domingo tarde-noche. ¡Oye! Que estupenda y maravillosa también, pero si no es tu tipo de producto, no significa que este servicio no sea para ti. ¿Por qué no disfrutar de tus platos genuinos desde el salón de casa?.

Tanto si utilizas tus propios medios como si lo haces a través de alguna empresa, hay algo que no puedes dejar al azar: Tu cliente tiene que tener garantías de que el contenido de su pedido ha sido manipulado desde la más rigurosa protección. Y esto, incluye el reparto.

No olvides que la seguridad y tranquilidad de tu cliente forma parte de su experiencia y es fundamental para que quiera repetirla.

Como nos encanta hablar, hemos preparado este audio donde te contamos (¡nos encanta que sea literal!) unos consejos para un servicio a domicilio seguro. Si después de escucharnos, sigues teniendo alguna duda, escríbenos a info@hazia.net.

 

¡Ah! No te olvides de seguirnos en Instagram.

Leer más

Intoxicaciones alimentarias en verano (sí, también en “este verano”).

Este verano es distinto y seguro que tienes más ganas que nunca de evasión. Salir a pasar el día a la playa o al monte, o hacer esa barbacoa que te confirma que sí, ¡que estamos en verano! o todavía mejor ¡de vacaciones!

¿Sabes qué es también muy típico en verano? Las intoxicaciones alimentarias. Vienen siendo como aquél que aparece en la fiesta y aparentemente nadie le ha invitado y ¡ojo! que si te paras a pensar, igual hasta le has invitado tú.

¿Y por qué las intoxicaciones alimentarias son más frecuentes en verano? En 2 palabras: temperatura y relax.

Las temperaturas medias de esta época, entre 30 y 37 ºC, son las mejores para el desarrollo de, por ejemplo, Salmonella, E.coli y Listeria (que menuda movida con ella el verano pasado), así que ojito con los alimentos a temperatura ambiente, que esto es durante todo el año pero ahora con más motivo.

Y en cuanto al relax, desconecta, pero no de las medidas higiénicas con lo que te vas a comer, porque entonces los que estarán a modo “todo incluido” serán los microorganismos.

En The Traveller Cook os hemos dejado unos cuantos consejos para que disfrutes de este distinto verano con seguridad.

¡Disfrutad!

Leer más

Listeria, la bacteria del verano 2019

Hasta hace unos días no era muy conocida y aunque ahora mismo está llenando titulares por el caso de la carne mechada, la Listeria lleva una década encabezando el podium de los mayores peligros en las cocinas europeas, con una media de 70 muertes al año en España.

Lo peliagudo de la Listeria es que sobrevive y se multiplica en condiciones poco favorables para las bacterias en general, como ambientes ácidos, con alto contenido en sales, en temperaturas de refrigeración, etc. y por si esta “habilidad” os parece poco, es capaz de adherirse a las superficies formando una película que la protege de agentes desinfectantes, lo que hace que sea una batalla eliminarla una vez que aparece.

La enfermedad que provoca esta bacteria es la Listeriosis, producida en el 99% de los casos al consumir un alimento contaminado, y aunque puede quedarse en una gastroenteritis, en los grupos de alto riesgo (embarazadas, personas mayores, niños, personas en situación de inmunodeficiencia,…) las consecuencias pueden ser muy graves (lesiones en el feto y abortos, neumonías, septicemia, etc.).

Para prevenirla es importante seguir las siguientes pautas:

  • Mantener la cadena de frío durante el transporte de los alimentos (y del supermercado a casa también es transporte).
  • Respetar las indicaciones de caducidad y temperatura de almacenamiento que figuran en el etiquetado de los alimentos.
  • Desinfectar las superficies y utensilios (el lavavajillas es un buen método).
  • Evitar la contaminación cruzada entre alimentos crudos y cocinados.
  • Cocinar completamente los alimentos alcanzando como mínimo de 65ºC en su centro.
  • No descongelar a temperatura ambiente, hacerlo siempre en refrigeración.

Os dejamos a continuación nuestra infografía para que de un vistazo sepáis cómo podéis evitar lo que desgraciadamente ya es la bacteria del verano 2019.

Leer más

Declaración de alérgenos: ¿Tiene algún beneficio para mi establecimiento?

Si eres de los que piensa que tener una buena declaración de alérgenos no supone ningún beneficio para tu restaurante, bar, cafetería, etc., te invitamos a leer el artículo que hemos hecho para The Traveller Cook.

¡Y no! No vamos a intentar convencerte con el clásico “cumplirás la legislación y evitarás problemas” ¡Tenemos más y mejores argumentos!

 

Leer más

La demonización de los alimentos 😈.

Es curioso cómo funciona el cerebro humano frente a algo que nos asombra, nos da miedo o simplemente lo desconocemos. Y cuando hablamos de alimentos, en la gran mayoría de las ocasiones, tendemos a demonizarlos 😈, rechazarlos y echarlos de nuestra mesa sin planteárnoslo dos veces.

¿Está justificada esta demonización o son cuentos de miedo (pero cuentos al fin y al cabo)?

Éste es el tema de nuestro post en The Traveller Cook (pincha pincha) ¡Esperamos que os guste! ¡La comida es para disfrutarla! 😋

 

Leer más

Intoxicaciones alimentarias, ¿qué consecuencias tienen para el establecimiento?

Cuando oímos noticias de intoxicaciones alimentarias nos preguntamos ¿Y ahora qué? ¿Qué le puede ocurrir a un restaurante ante una intoxicación alimentaria? ¿Y al equipo de cocina? ¿Qué consecuencias puede haber en estos casos?.

Os dejamos aquí el artículo que hemos escrito sobre este tema para The Traveller Cook , una colaboración reciente pero jugosa y que nos hace muchísima ilusión. Os iremos contando las cosas que vamos haciendo juntos ¡Faltaría más!

Pincha en la imagen para ir al artículo.

Leer más

El botulismo se conserva.

Seguro que hace poco os llegado la noticia de unas latas de sardinas con problemas de esterilización y que ¡ojo “cuidao”! que lo mismo “tenían botulismo”. Sabemos que este tipo de noticias asustan y además hemos oído toda la vida que hay que tener mucho cuidado con las conservas, así que vamos intentar aclarar de qué va todo esto del botulismo y, como no podía ser de otra manera, con infograma al canto.

El botulismo se produce por la toxina, no por la bacteria.

El botulismo es una intoxicación provocada por la toxina botulínica (sí sí, la de botox) que es generada por la bacteria Clostridium botulinum. 

El botulismo no es muy frecuente, pero sí muy grave.

Los síntomas afectan al sistema nervioso, pudiendo derivar en parálisis e insuficiencia respiratoria y provocando incluso la muerte.

No todas las conservas suponen un riesgo.

El pH ideal para que se desarrolle la toxina es por encima de 4,6, por lo tanto con las conservas ácidas (pH  por debajo de  4,6) no hay problema.

¿Y qué pasa con aquellas conservas que tienen un pH superior a 4,6? Si son conservas industriales, podemos estar tranquilos ya que se someten a controles de esterilización para reducir al mínimo este problema. Si por el contrario, hacemos conservas caseras debemos asegurarnos que las esterilizamos correctamente y lo mejor es utilizando la olla a presión (entre 20 y 60 minutos dependiendo del producto).

Y estaréis pensando…ya…pero la noticia de la que hablabas al principio ¡bien que eran conservas industriales! Efectivamente, en la industria alimentaria, como en el resto, se cometen errores pero afortunadamente no es lo normal.

El “no parece que esté malo”  no vale.

La toxina botulínica no altera el alimento por lo que su color, olor, textura, etc. no te va a dar ninguna pista. Puedes tener una conserva hasta arriba de toxina y parecer completamente normal.

Y entonces…¿qué puedo hacer para destruir la toxina? Si el alimento te lo permite, calienta la conserva una vez abierta a 80 – 85ºC durante unos 10 minutos.

Y muy importante: Ante la duda, no consumas el alimento.

 

Si quieres aprender cómo evitar éste y otros peligros alimentarios, te recomendamos nuestro curso “Higiene y manipulación de alimentos” disponible en nuestra plataforma de formación online cursos.hazia.net.

Para estar al tanto de todas las novedades que vamos sacando (más infogramas, cursos, herramientas gratuitas,…) te invitamos a suscribirte a nuestro boletín de noticias (pss psss! en la página principal de nuestra web hazia.net)

Leer más

¿De dónde viene la leche que tomas?

Hoy ha entrado en vigor la normativa que obliga a la industria alimentaria a indicar en el etiquetado la procedencia de la leche y los productos lácteos que se comercialicen envasados en el territorio español, y como suele pasar ante cualquier novedad, surgen dudas. ¡Vamos a por ellas!

¿A que productos afecta?

A la leche de origen animal, sea cual sea la especie, y a los productos lácteos relacionados (nata, mantequilla, yogur, kéfir, quesos, etc.), incluyendo la leche utilizada como ingrediente en un producto si supone más del 50% del peso total de ingredientes del mismo.

¿Existe alguna excepción?

Sí, para los productos amparados por una denominación de origen o una indicación geográfica protegida, esta declaración de origen es voluntaria.

¿Que información vamos a encontrar por lo tanto en la etiqueta?

Ha de figurar tanto el “País de ordeño” como el “País de transformación” y si son los mismos se podrán sustituir por la mención «Origen de la leche”.

Si el origen es España se deberá indicar este país específicamente, sin embargo, si el origen es otro se podrá indicar como “UE”, “fuera de la UE” o “UE y fuera de la UE”.

¿Y que pasa con los productos fabricados previo a la entrada en vigor de esta nueva normativa? ¿Tendrán que ser retirados del mercado?

No, en absoluto, se pueden comercializar hasta agotar existencias.

Os dejamos aquí esta nueva normativa (Real Decreto 1181/2018) que se aplicará, en principio, durante 2 años.

Leer más

Salmonella: La reina del baile.

Si tuvieseis que decir una enfermedad transmitida por los alimentos…¿cuál sería?. Seguro que muchos de vosotros estáis pensando en Salmonelosis, ¡y no es para menos!, ya que no hay verano (o primavera u otoño o invierno) en el que no salga a la palestra…que si esa ensaladilla rusa con su mayonesa, que si esa tortilla de patata jugosita y de repente el huevo nos parece un arma letal, pero ¿es un temor injustificado?, ¿la Salmonella sólo aparece en el huevo? ¿qué se puede hacer para evitarla?. Os dejamos el siguiente infograma para aclarar estas preguntas.

Y os recordamos que para saber más sobre cómo evitar los peligros alimentarios en nuestro día a día , tenéis a vuestra disposición nuestro curso gratuito pinchando en la imagen de la izquierda. ¡Todo un básico y encima gratis!

 

Leer más

Lechuga contaminada en EEUU ¿es seguro su consumo?

Nos llega la noticia de que las autoridades sanitarias norteamericanas han recomendado a su población que no consuman lechuga romana debido a un brote de E. coli, que ya ha derivado incluso en hospitalizaciones, como medida de precaución hasta que se conozca el origen de dicha contaminación. Os dejamos AQUÍ la noticia para que podáis echarle un vistazo.

 

Con este tipo de alertas, surgen determinadas preguntas: ¿Es seguro consumir ese alimento del que hablan las noticias? ¿Qué es el E.coli? ¿En qué alimentos me lo puedo encontrar? ¿Qué me puede pasar si lo ingiero? ¿Cómo evitarlo?….Hemos agrupado las respuestas a estas dudas en el siguiente infograma, que esperamos que os sea útil.

 

Si queréis más información, os dejamos el enlace a nuestro curso gratuito sobre cómo evitar los peligros alimentarios en nuestro día a día pinchando en la imagen de la izquierda. ¡Siempre se puede aprender!

 

Leer más

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies