Anisakis: ¿Qué hago con el pescado?

Todos los años las mismas cuestiones…llega la temporada de ciertos pescados y nos surgen las mismas dudas: Voy a comprar pescado…¿y qué hago con el tema del Anisakis ese? ¿compro el pescado fresco o mejor congelado y me quito de líos? ¿si lo compro fresco, lo tengo que congelar sí o sí? Es que en el telediario han dicho que si tal y si cual y mi vecina me ha contado una historia que no veas…Pues vamos a ver si desde Hazia podemos aclararos un poco todo este tema, intentando que conozcáis un poco mejor al temido Anisakis.

Lo primero…¿Qué es?¿De dónde viene?¿En qué tipo de pescados me lo puedo encontrar?

El Anisakis simplex es un parásito que vive en el estómago de los mamíferos marinos (ballenas, focas, delfines,…), que expulsan sus huevos al mar, dónde continúan su ciclo de vida infectando a nuevos huéspedes (crustáceos, peces, etc.).

Por lo tanto, nos podemos encontrar Anisakis en pescados de mar, tanto blanco como azul (merluza, bacalao, sardinas, anchoas, boquerones, pescadilla, etc,) y no en los pescados de río, lagos o pantanos (truchas, salmón de río, etc.), ni en los de piscifactoría, siempre que sean de agua dulce, ni en los moluscos bivalvos (mejillones, almejas, etc.).

¿Y qué forma tiene? ¿Cómo lo identifico? ¿Qué problemas puede causar?

Pues bien, son unos gusanos blanquecinos que, generalmente, tienen forma de espiral y cuando nos los comemos, pueden penetrar en nuestro estómago o intestino (anisakiasis) y ¡convertirnos en su nuevo huésped! Lo cual no es nada agradable, ya que puede producir inflamación, dolor abdominal, náuseas, vómitos, fiebre,…¡vamos! ¡nada que estemos deseando pasar!.

Hay que tener en cuenta que hay personas que tienen sensibilidad al Anisakis (alergia), y esto es un verdadero problemón, ya que, si se comen el Anisakis, aún estando el pescado cocinado, congelado y demás, pueden tener una reacción alérgica (desde urticaria hasta shock anafiláctico).

¿Y qué puedo hacer? ¿Dejo de comer pescado y listo?

¡Ni de broma! ¡Con lo rico que está y lo saludable que es! Sólo hay que tener sentido común y seguir unas pautas que os explicamos ahora mismo:

En la compra…Si puedes, compra el pescado limpio y sin tripas, si no, no te olvides de limpiarlo y quitarle las tripas nada más llegar a casa.

En la cocina…Cocina el pescado a más de 60ºC, lo cual no tiene ninguna dificultad en las preparaciones habituales como cocción, fritura, horneado o plancha.

Si vas a consumir el pescado crudo o casi crudo (marinado, en vinagreta, en salazón, etc.) debes congelarlo a -20ºC durante 24 h. Generalmente, en casa, no tenemos el congelador a esta temperatura tan baja, solemos rondar los -17, -18 ºC, por lo que es recomendable que lo tengas más tiempo congelado, al menos 48 h (o sea, 2 días).

Os dejamos aquí, el enlace a un vídeo que resume estupendamente lo que os acabamos de contar y no dejéis de preguntarnos si tenéis alguna duda.

Nerea Cavero Ruiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies